El avance de la transformación digital en el sector salud

Uno de los motivos claves que aceleró la transformación digital en el sector salud fue la necesidad de brindar una experiencia al paciente que sea eficiente, personalizada y continua, sin necesidad de exponerlos a ningún factor de riesgo en medio de la pandemia del COVID-19.

Es por ello que la telemedicina y la interoperabilidad han crecido considerablemente en los últimos años a través de tecnologías que han ido adquiriendo usos más estratégicos y están dando lugar a nuevas formas de consulta médica digital. 

Según el Índice de Desarrollo del Gobierno Electrónico de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Perú ocupa el puesto 71 en nivel de digitalización de servicios y aunque esto representa una mejora en comparación al año anterior, sigue siendo uno de los últimos de toda Latinoamérica. Este estudio, muestra el desempeño de los países en la provisión de servicios en línea, la calidad y la cantidad de redes de telecomunicaciones y de recursos humanos disponibles para la digitalización gubernamental.

Respecto al sector salud, si bien aún no se puede hablar de una transformación digital de la salud peruana avanzada, tampoco se puede negar que existe una aceleración en esa dirección. De acuerdo con el Dr. Rifat Atun (director de sistemas de salud global de Harvard), miembro del Movimiento Salud 2030, explica que “Si bien la telemedicina es parte de la digitalización de los servicios en salud, esta debe ser complementada por otras herramientas que ayuden a reducir los tiempos de atención y a recopilar datos con fines de investigación. Perú ha tenido un gran avance en digitalización, a raíz de la pandemia, pero en el rubro de salud aún hay mucho camino por recorrer”.

 

Interoperabilidad y telemedicina en los sistemas de salud

 

América Latina está en un proceso de transformación digital en salud, buscando alinearse con las tendencias globales. El eje clave en el cual se debe trabajar es en la integración de datos a nivel general, implementando historiales clínicos electrónicos como primera etapa. 

Es decir, que el sector público y privado, tanto a nivel regional como local, crucen datos para que el paciente logre tener una experiencia eficiente y fluida en su paso por el sistema de salud. A esto se le conoce como interoperabilidad, como la capacidad de obtener acceso e intercambiar la información clínica de los pacientes donde sea que esté almacenada y en distintos formatos.

Para intercambiar información fluidamente es indispensable la adopción de estándares sobre los que coincidan todos los sistemas de salud. Por ello, surgen organizaciones que pretenden unificar criterios en pro de la interoperabilidad, tales como HL7 International, HIMSS o NEMA.

Además, la interoperabilidad puede ayudar a impulsar la digitalización y actuar como un acelerador para la e-Salud al permitir la adopción de tecnologías como big data o la inteligencia artificial; útiles para obtener diagnósticos avanzados o prevenir enfermedades en etapas iniciales.

Junto con ella, tenemos a la telemedicina, que es el uso de las tecnologías de la información para diagnosticar, monitorear y atender a los pacientes de forma remota. Su objetivo es curar permitiendo la comunicación interactiva en tiempo real entre el paciente y el profesional sanitario a distancia. Esta comunicación electrónica conlleva el uso de equipos de telecomunicaciones que incluyen, por lo menos, equipamiento de audio y vídeo.

 

Caso de Uso

 

Se puede tomar en consideración un caso de uso actual que une ambos conceptos expuestos anteriormente, como son las historias clínicas o las recetas electrónicas. Estas reducen errores, mejoran el seguimiento de guías y protocolos, son más eficientes e incluso reducen el coste de atención, evitando duplicaciones en pruebas de diagnósticos, entre otros.

La información compartida desde distintas bases de datos conectadas facilitará la atención médica y permitirá incrementar la calidad y la resolución de casos en el menor tiempo posible. Al centralizar datos como exámenes, ficha de pacientes, registro único de vacunas, tratamientos recibidos, etc., se podrán atender de manera mucho más rápida y eficiente a los pacientes, evitando pérdidas de la información al estar todo digitalizado.

Por ejemplo, las historias clínicas electrónicas facilitan el uso de la telemedicina para el seguimiento a los pacientes que tienen    COVID-19 desde sus hogares y la continuidad para la atención de los pacientes con otros diagnósticos que pueden ser tratados a distancia para controlar las aglomeraciones innecesarias en los centros de salud. 

Es indispensable que el sector de salud público y privado consideren aplicar la interoperabilidad y telemedicina como parte de sus estrategias hacia la transformación digital. De esta forma, sus capacidades para responder efectivamente ante las emergencias sanitarias serán más eficientes y se podrán salvar más vidas.

En Gtd Perú somos conscientes que la transformación digital ayudará a reorientar el modelo de tu negocio y es por ello que contamos con soluciones soportadas por aliados de vasta experiencia en las diferentes industrias, siendo líderes en tecnologías disruptivas. Contamos con soluciones de conectividad, ciberseguridad, data center, TI y cloud. Conoce cómo podemos ayudar a tu empresa a iniciar su Transformación Digital en gtdperu.com Hacemos que la tecnología mejore y simplifique tu vida cada día.​​​​​​​